Bambú porque: agua

Bambú porque: agua

No es ningún secreto que somos grandes fanáticos del bambú. Lo elegimos para hacer nuestras gafas de sol de madera debido a su impacto ambiental increíblemente positivo.

En particular, el bambú es especialmente ecológico cuando se trata de agua. A diferencia de muchos cultivos comerciales, el bambú requiere relativamente poca agua para crecer. Una vez que la planta se ha establecido durante aproximadamente tres años, puede obtener toda el agua que necesita directamente del suelo. Dado que cosechar bambú no significa matar la planta, no hay necesidad de planificar continuamente nuevas plántulas hambrientas de agua. Al igual que los camellos del mundo de las plantas, las plantas de bambú absorben el agua cuando es abundante y luego la retienen durante los tiempos secos.

En las regiones donde el bambú crece mejor, los tiempos húmedos son mojado. Los aguaceros torrenciales pueden causar estragos en la tierra que ha sido limpiada, sin que las plantas y sus raíces mantengan el suelo en su lugar, se lava rápidamente y causa la pérdida de nutrientes valiosos e incluso deslizamientos de tierra catastróficos. ¿Recuerdas cómo cosechar bambú no mata la planta? Debido a que es una hierba, el bambú se puede cosechar sin destruir las raíces. Esto tiene un impacto masivo en la prevención de la erosión del suelo y los deslizamientos de tierra.

Recientemente, los experimentos han comenzado a utilizar el bambú como un sistema de tratamiento de aguas residuales de tipo secundario a través de Root Zone Management o RZM. RZM utiliza el proceso natural por el cual el agua se transporta a través de las raíces y los rizomas del bambú para limpiar el agua.

Y mientras todavía esperamos ver si el bambú se puede usar para limpiar el agua, al menos sabemos que es menos probable que contamine los sistemas de agua locales. A diferencia de la mayoría de las plantas cultivadas comercialmente, el bambú en realidad se auto fertiliza. Un problema importante con los fertilizantes químicos es que solo un pequeño porcentaje termina siendo absorbido por la planta, el resto a menudo es arrastrado a las corrientes y ríos locales. Por el contrario, el bambú simplemente obtiene todos los nutrientes que necesita al reciclar sus propias hojas.

La conservación del agua es un gran tema en estos días, y con razón. Las predicciones sobre el uso y la disponibilidad del agua pueden parecer terriblemente terribles. Pero el futuro no está escrito en piedra, y si somos conscientes de nuestras elecciones y deliberados en nuestro consumo, todavía hay esperanza. Encontramos inspiración constante en el mundo que nos rodea y las formas innovadoras en que las personas intercambian plásticos de un solo uso por opciones más amigables y ecológicas. El cambio ocurre gota a gota, y juntos, podemos asegurarnos de que haya suficiente agua para todos.